Solamente utilizamos cookies propias y analíticas con la única finalidad de mejorar nuestra página web.
De acuerdo | Más información

Los edificios, empresas y entes municipales del Ayuntamiento de Palma han conseguido reducir las emisiones de gases de efecto invernadero un 21,43% entre 2015 y 2019 y un 44,33% entre 2015 y 2020

15 Sep 2022

Los edificios, empresas y entes municipales del Ayuntamiento de Palma han conseguido reducir las emisiones de gases de efecto invernadero un 21,43% entre 2015 y 2019 y un 44,33% entre 2015 y 2020

La reducción de la huella de carbono del Ayuntamiento ha sido posible gracias a medidas como el cambio del alumbrado público, el combustible de los vehículos municipales o la mayor eficiencia de la climatización

El Ayuntamiento de Palma ha reducido sus emisiones de gases causantes del cambio climático en un 21,43% entre 2015 y 2019 y un 44,33% entre 2015 y 2020, año de la pandemia en el cual la reducción se debe también a la disminución de la actividad en muchos sectores. Las emisiones globales en 2015 fueron de 61.935 toneladas equivalentes de CO2 y se pasó en 2019 a 48.663 y 34.480 toneladas en 2020. Las emisiones per cápita han pasado de 0,15 toneladas por habitante en 2015 a 0,11 en 2019 y 0,08 toneladas en 2020.

En conjunto, el Ayuntamiento de Palma experimenta una clara tendencia de disminución de emisiones gracias a las medidas adoptadas de ahorro energético y mejoras en la eficiencia del alumbrado, climatización, vehículos, etc.

Así queda reflejado y auditado en el registro de la huella de carbono del Ministerio para la Transición Ecológica. El Ayuntamiento de Palma ha aportado todos los datos de emisiones hasta el año 2020 y está en proceso de presentar las de 2021.

Los principales ahorros que han permitido esta resolución de emisiones se han dado en el alumbrado público, donde la reducción de consumo entre 2015 y 2020 ha sido del 81% gracias al uso de tecnología Led. Se debe tener en cuenta que esta reducción es muy importante porque el alumbrado público supone el 70% del consumo eléctrico del ayuntamiento.

En el caso del IME también se ha alcanzado una importante reducción de emisiones, del 77,9% entre 2015 y 2020, aunque se debe tener en cuenta que en 2020 se redujo mucho la actividad durante meses en sus instalaciones. Se pasó de unas emisiones de 5.333,28 tCO2 en 2015 a 1.178,11 en 2020. En el caso del IMI la reducción es del 32,62%.

En los edificios se han conseguido ahorros del 11% por la renovación de la climatización, la instalación de detectores de presencia y otras medidas de ahorro y eficiencia energética. Otros factores que han permitido avanzar en esta reducción de emisiones son el uso de gas como combustible para vehículos de la EMT y EMAYA, los vehículos eléctricos; la renovación de los hornos crematorios de la EFM permitió reducir su consumo energético en un 32%, etc.

La generación de energía solar fotovoltaica en diversas instalaciones municipales (polideportivos, EMAYA, EMT, etc.) es otro factor de reducción. En 2015 la generación de 326.851 Kwh/año permitió un ahorro de emisiones de 245,14 tCO2. En 2020 la generación fue de 683.362,65 Kwh/año, con una reducción de emisiones 136,68 tCO2.

Cort obtiene el sello “calculo y reduzco” del Ministerio de Transición Energética

Los datos presentados han sido certificados per el Ministerio, que ha otorgado al Ayuntamiento de Palma el sello “calculo y reduzco” en reconocimiento por la tarea de control y seguimiento de las emisiones, y por haber alcanzado esta importante reducción de emisiones de gases de efecto invernadero (CO2, metano, HFC, NO2, etc.).

El registro de la huella de carbono es voluntario para las administraciones públicas. El registro estatal se creó en 2014 y el Ayuntamiento de Palma ha estado inscribiendo su huella desde 2015. Este registro está vinculado desde final de 2021 con el registro balear, fruto de la aplicación de la Ley autonómica de cambio climático.

El objetivo de estos registros es conocer las emisiones generadas por administraciones y empresas y a partir de unos datos certificados y homogéneos poder generar planes y acciones de reducción de emisiones.

En el caso de Palma, para calcular la huella de carbono se recogen todos los datos de consumo energético del Ayuntamiento de Palma, todas las empresas y entes municipales (EMAYA, SMAP, EMT, IME, IMI, EFM, MercaPalma, Patronat municipal d’escoletes). Se consideran todos los consumos eléctricos en edificios y servicios, combustibles para el transporte, climatización, alumbrado público, etc.). También se tiene en cuenta la generación de energías renovables, cambios de los gases refrigerantes y otras medidas de eficiencia energética. Con estos datos se calculan las emisiones totales y una ratio de emisiones per cápita.

Los resultados se remiten al registro del Ministerio, que audita los datos, con la documentación complementaria requerida (como por ejemplo las facturas de electricidad y combustibles). Si se pasa esta auditoría, se aprueba el registro.

Hasta ahora Palma ha registrado los datos hasta el 2020 y se encuentra en fase de tramitación de los cálculos de la huella de 2021.

Se adjuntan los gráficos de reducción de las emisiones en los entes municipales entre 2015 y 2020:

Volver
subir