Només utilitzem cookies pròpies i analítiques amb l'única finalitat de millorar la nostra pàgina web.
D'acord | Més informació

El president d’EMAYA intervé a l’”Apday: construint una humanitat més sostenible” celebrat ahir al Palau de Congressos de Palma

03 Oct 2019

El president d’EMAYA intervé a l’”Apday: construint una humanitat més sostenible” celebrat ahir al Palau de Congressos de Palma

APDay – 2 d'octubre de 2019

Presentació de Ramon Perpinyà, president d'EMAYA:

 

Buenas tardes a todos y gracias a Don Antonio por tus sabias palabras, es un verdadero honor para mí poder compartir esta mesa.

Aunque permitidme el atrevimiento, creo que hay un pequeño error en el lema de estas jornadas “Construyendo una humanidad más sostenible”, sinceramente pienso que le sobra la palabra más.

Y es que solo tenemos una opción que sea sostenible, totalmente sostenible.

Al decir una “Humanidad Sostenible”…estamos hablando de nuestro futuro, de nuestra supervivencia como especie.

La globalización y el crecimiento que le ha seguido nos ha proporcionado una riqueza sin precedentes. Hoy nuestra capacidad de producción es inmensa. Pero, si queremos que sea perdurable en el tiempo, ya no nos podemos permitir el lujo de dejar el ciclo abierto y confiar que la naturaleza haga el resto. Necesitamos contemplar el ciclo completo de la producción y consumo de los bienes que producimos. Hemos superado con mucho la capacidad de regeneración natural.

Si no lo hacemos así, corremos el riesgo de estar escribiendo los últimos reglones de nuestra historia, del modo de vida que conocemos.

Y es que hablar de sostenibilidad, es hablar de tiempo, y de cierre del ciclo productivo. Es decir de introducir el tiempo como parámetro fundamental de todas nuestras decisiones. Y de tener en cuenta el ciclo completo de la vida de nuestros productos o servicios.

Es decir de trabajar para hacer más perdurable nuestra empresa, el servició que prestamos, o el bien que producimos. En Todas nuestras actuaciones hemos de evaluar si realmente nos conducen a una situación más estable en el tiempo, más sostenible, o en realidad son cortoplacistas encaminadas a beneficios más o menos rápidos, pero finalmente insostenibles.

Creo que se han de acabar los tiempos del “LOW COST”, los tiempos del “un solo Uso”, del envase no retornable, o del usar y tirar. Su éxito se ha basado en no tener en cuenta ni el tiempo, ni en el cierre del ciclo, Y todos estamos pagando y pagaremos en el futuro el coste que realmente tienen.

El pasado viernes terminó en Nueva York la Cumbre 2019 Acción Climática. En ella los expertos y la ONU nos dejaron claro que solo quedan 11 años para llegar a un punto de no retorno. Es decir, queda muy poco tiempo para tomar las decisiones necesarias, o el futuro que nos espera puede ser muy distinto del que deseamos. Y es que no hay Plan B, no hay Planeta B.

Este es un reto que concierne a todos los países del planeta, a todas las personas, a todos los sectores productivos.

Tengo el privilegio de presidir EMAYA, con un equipo técnico y directivo de un valor excepcional, que sin ninguna duda es su mayor activo. Hoy es una de las mayores empresas públicas del sector. Sus dos grandes áreas son el Ciclo del Agua, y Calidad Urbana.

Nuestra empresa es la responsable de cerrar el ciclo del que hablaba, y por tanto de hacer Palma realmente sostenible.

Siempre decimos que las empresas son las personas que las integran, y sin duda es así, es decir son la pieza claves para esta transformación.

En EMAYA trabajamos para introducir además del factor tiempo, los valores humanistas en las decisiones de nuestra empresa.

Queremos desterrar el LOW COST, y el usar y tirar de nuestras políticas de recursos humanos. Sabemos que la mejor receta son plantillas estables, bien formadas, razonablemente remuneradas y bien motivadas. Solo con ella podremos trabajar contra el inmovilismo empresarial.

Nuestro objetivo es tener trabajadores comprometidos con la empresa, aunque también una empresa comprometida con sus trabajadores.

El reciclaje ha sido una de nuestras mayores apuestas, y hoy podemos decir con orgullo que hemos conseguido que esté totalmente asentado en nuestra ciudad.

Mejorar en la limpieza y una firme apuesta por poner al día las infraestructuras de saneamiento del agua es nuestro objetivo actual, es urgente y necesario. Trabajamos para tener una Palma que funcione.

Pero los proyectos que verdaderamente nos apasionan son aquellos que harán que nuestra ciudad sea sostenible.

  • La generación de energías renovables para todas nuestras instalaciones y todos los edificios y dependencias municipales. Con instalaciones solares y eólicas.
  • Planta de cogeneración y vehículos movidos con metano biológico.
  • Sistemas de ultrafiltración para mejorar el sabor y bajar los niveles de cloración y mineralización del agua, para conseguir generalizar el consumo de agua del grifo.

Aunque sin ninguna duda nuestro proyecto estrella es el del Pla de Sant Jordi, con él pretendemos cerrar completamente el ciclo del agua. Así al reinyectar en el acuífero el agua depurada, y posteriormente extraerla para su tratamiento y potabilización obtendremos un agua potable de excelente calidad para servir a la ciudad, a la vez conseguiremos no depender de la pluviometría que cada vez es más irregular en la zona mediterránea.

Tenemos por delante el mayor reto de la historia de la humanidad. De nosotros depende como lo afrontemos, y por primera vez en la historia la respuesta debe ser global. Frente a él podemos cerrar los ojos y negarlo, o vivirlo como una oportunidad de transformación.

 

Una pregunta muy clara nos surge a todos: “¿Estamos a tiempo de salvar el planeta?”

 

 

Tornar
subir